el rol del arquitecto contempóraneo

«El arquitecto no puede limitarse a dibujar y no puede dejar de consultar oralmente (por medio de la palabra) a los demás agentes de dicha producción, el espacio. y, ante todo, al usuario; pero también al burócrata, al político, al funcionario, y a un largo etcétera. Tanto es así, que va cobrando cuerpo una tendencia que presenta al arquitecto como un <hombre de palabra> y no ya como un hombre de dibujo, según rezaba la más pura tradición».

ESPACIO Y POLÍTICA el derecho a la ciudad II, Henri Lefebvre, Península, Barcelona, 1976. Edición original: Espace et Politique, Le droit à la ville II, Anthropos, 1972.

Pin It

Deja un comentario